port4

Burgos Capital Española de la Gastronomía 2013

25 may 2015

ceg

La Federación Española de Hostelería, la Federación de Periodistas y Escritores de Turismo, la Secretaría de Estado de Turismo, la Dirección General de Industria Alimentaria, la Federación Española de Municipios y Provincias, Saborea España, Eurotoques, el Círculo de Restaurantes Centenarios, Fitur, la Federación Española de Agencias de Viajes y el Instituto de Calidad Turística Española eligieron a Burgos como Capital Española de la Gastronomía en 2013.

 

Aspectos fundamentales de lo que fue el proyecto de Burgos Capital Española de la Gastronomía 2013

El proyecto de Burgos como Capital Española de la Gastronomía fue una oportunidad para transformar toda una ciudad, en este caso Burgos, en el primer gran laboratorio de Co- creación gastronómico de España. La experiencia de co-creación deriva de la interacción de un individuo ubicado en un tiempo y un espacio específicos y en el contexto de un acto concreto.

Burgos Capital Española de la Gastronomía o Burgos Co-creación 2013 integró la innovación en el proceso gastronómico de toda una ciudad. Burgos Co-creación 2013 no fue un inventario de actividades sobre gastronomía, no es sólo eso. El proyecto trataba de que la gastronomía cambiara las vidas de los ciudadanos, entendida como un hecho cultural capaz de generar la creatividad de las personas en su día a día. Burgos Co-creación 2013 establecía un proceso de generación de innovación de abajo a arriba, donde el consumidor – ciudadano tiene mucho que decir y donde las creadores gastronómicos se fundían con otros creadores en una red de colaboración.

Además, Burgos Co-creación 2013 fue también la experiencia gastronómica de todo un país, representa a España, con toda su extraordinaria riqueza, y, por lo tanto, generaraba espacios para la gastronomía de todos los rincones de España, como un ingrediente más de la co-creación. Las redes de colaboración son esenciales hoy en día. No se concibe la actividad humana sin la colaboración. Burgos Co-Creación 2013 fue una fusión gastronómica en el proceso con distintas disciplinas y donde el consumidor mismo sea parte del proceso.

Fue un proceso abierto a todos los profesionales de la ciudad, a todos los establecimientos que quisieron unirse al proyecto de co-creación. Burgos co-creación transformaba la gastronomía en un artefacto alrededor del cual el consumidor – ciudadano vivía experiencias. Se trataba de innovar entornos para la co-creación de nuevas experiencias.

¿Qué ocurre cuando fusionamos a un cocinero, un diseñador y un naturalista? ¿Qué ocurre cuando la música inspira el proceso creativo de un cocinero? ¿Y si surge un menú después de que uno de los directores de los Yacimientos de Atapuerca explique la alimentación en la evolución humana? ¿Y si trasladamos una cocina a un colegio y los más pequeños se convierten en jefes de cocina? ¿Y si la promoción gastronómica es la nueva diferenciación turística?…

Cuál fue la estructura del programa?

El programa específico (de nueva creación) se estructuró en cuatro temas que se desarrollan a lo largo del año de la celebración y resumen la filosofía del proyecto, la co-creación. Fueron: Cultura, Placer, Naturaleza y Viaje.

  1. Cultura:

La gastronomía es un fenómeno cultural arraigado en el territorio y que ha sabido introducir la innovación para realizar una relectura de su propio significado. Al mismo tiempo, y fruto de la co-creación, la gastronomía no es una manifestación creativa al margen del resto de expresiones artísticas. La gastronomía explora los sentidos y se fusiona con la música, la pintura o el cine. La gastronomía se ha erigido en un modo de vida, lo que se relaciona directamente con la cultura, que no deja de ser un estilo de vida, cómo vemos el mundo que nos rodea y qué posición adoptamos en el mismo. La gastronomía potencia las relaciones sociales, la necesidad comunicativa del hombre. En la era de las comunicaciones virtuales, la gastronomía devuelve al hombre a la realidad, a lo tangible. Los espacios públicos son el lugar donde los ciudadanos se expresan e intercambian experiencias. La gastronomía ayuda a tomar las calles, a disfrutar del tiempo y de una conversación entre amigos. Las fiestas populares o las ferias son el mejor ejemplo. El hombre evolucionó gracias al descubrimiento del fuego, fue el inicio de las relaciones sociales, sentado alrededor del fuego sintió la necesidad de comunicarse. Ahora, las personas celebran acontecimientos alrededor de una mesa, recuerdan anécdotas, hablan de la realidad circundante. La calle es de los ciudadanos y, por lo tanto, de la gastronomía.

  • Naturaleza:

La provincia de Burgos es, según muchos expertos, el lugar de España con mayor biodiversidad, todo ello motivado por el fuerte contraste de sus elementos. La estructura física de la provincia viene determinada por su altitud media elevada, un relieve accidentado y una gran diversidad paisajística. Son sus climas y ecosistemas los que generan las más variadas, delicadas y saludables materias primas. Los primeros europeos no eligieron la Sierra de Atapuerca por casualidad. Era un corredor natural muy rico en flora ideal para el asentamiento humano. La Sierra de Atapuerca es la montaña mágica, en su interior se encuentra la memoria del hombre. Burgos co-creación propone una vuelta a los orígenes de la tierra para, a partir de ahí, provocar la simbiosis entre el hombre de nuestros antepasados y el actual. Una exaltación de la materia prima telúrica frente al mundo prefabricado y artificial. Es la memoria de la tierra. Esta temática seguirá el ritmo de las estaciones, el paso marcado por la propia naturaleza. Ella nos dirá cuándo comer, qué y cómo.

  • Placer:

La gastronomía es pura experiencia, genera sensaciones, llega a los sentidos. El arte, a menudo, provoca, no requiere comprensión. Descifrar las obras de arte es un ejercicio, a menudo, inútil. Lo importante es trasladar al cliente, al consumidor, un mundo de sensaciones, algo incomprensible que, con el paso de los segundos, se transforma en experiencia. La gastronomía es juego, es recuerdo. El aburrimiento no tiene lugar. El suspense que se genera entre plato y plato, la incertidumbre por conocer la creación siguiente, son espacios para la diversión. Las obras gastronómicas no han de seguir la estructura clásica de presentación, nudo y desenlace. Es puro desorden con idas y venidas que culmina en el puro placer. Se trata de alcanzar una sensación, en un entorno donde todo es posible.

  • Viaje:

Burgos, gracias a su estratégica ubicación, siempre ha sido un lugar de paso y donde se han fraguado grandes viajes. Ya hemos visto cómo era un corredor natural hace millones de años. Es un territorio vinculado a la aventura heroica, a la búsqueda interior, a la convivencia. Burgos es lugar de paso del Camino de Santiago. A lo largo de 114 kilómetros, miles de peregrinos atraviesan la ruta por la provincia de Burgos, lo que enriquece estas tierras con el intercambio de experiencias de peregrinos venidos de todas las partes del mundo. Burgos abre su gastronomía a otras gastronomías, a otros pueblos, en una fusión que recuerda el descubrimiento de América, la invasión francesa o el hermanamiento a través del español, cuyo origen se encuentra en la provincia burgalesa. Más de 400 millones de personas hablan el castellano y la Capital Española de la Gastronomía lo celebra con actividades en paralelo en otras ciudades suramericanas. Esta línea temática se reforzará especialmente en los meses de peregrinaje, cuando caminantes de todo el mundo atraviesan la provincia en busca de su propia superación. La gastronomía unirá pueblos y acercará a España otras culturas culinarias de las cuales aprender.

 

Esta entrada también está disponible en: Inglés

Share
  • Write a comment


    *