cade

Principales Productos

27 may 2015

cade2Marca de Garantía de Cereza y manzana reineta del Valle de las Caderechas.

Tradicionalmente, las cerezas y las manzanas reinetas han sido dos de los productos más apreciados del Valle de Las Caderechas, en el norte de Burgos. Las particulares condiciones climáticas, geográficas y de suelo de este paraje, situado en la comarca de La Bureba, permiten obtener frutos de singular calidad, de los que ya existían referencias en documentos del siglo XI. Desde febrero de 2004, los dos productos estrella del Valle están avalados por sendas marcas de garantía concedidas por el Instituto Tecnológico Agrario de la Junta de Castilla y León, que aseguran que las cerezas y manzanas reinetas han sido cultivadas, recolectadas y comercializadas cumpliendo unos exigentes parámetros de calidad y respeto al medio ambiente. El consumidor puede identificar las frutas así producidas mediante un distintivo fijado en las cajas, en el que figuran el nombre y el logotipo de las Marcas de Garantía “Cereza del Valle de Las Caderechas” y “Manzana Reineta del Valle de Las Caderechas”. Se trata de las primeras marcas de garantía de fruta aprobadas en Castilla y León. Bajo el marchamo de calidad que otorgan las marcas de garantía se agrupan 25 productores, que representan el 40 por ciento de la producción de cerezas y reinetas del Valle. Producen anualmente en torno a 400.000 kilogramos de cerezas y otros tantos de reinetas. Al bagaje de una tradición centenaria en el cultivo de árboles frutales, las Marcas de Garantía “Cereza del Valle de Las Caderechas” y “Manzana Reineta del Valle de Las Caderechas” añaden un aval de origen, calidad y control de la producción acorde con los tiempos actuales. Con ello se pretende mejorar la producción agrícola de la zona, fomentar una agricultura respetuosa con el medio ambiente, diferenciar y prestigiar el producto a los ojos del consumidor, aumentar la competitividad del sector y homogeneizar el producto en los puntos de venta.

La zona de producción de la fruta amparada por la Marca de Garantía estará constituida por los terrenos ubicados en los siguientes términos municipales de la provincia de Burgos: Aguas Cándidas, Cantabrana, Oña, Padrones de Bureba, Rucandio y Salas de Bureba. Dentro de ellos solamente los pertenecientes a las siguientes localidades: Aguas Cándidas, Quintanaopio y Río Quintanilla, del término municipal de Aguas Cándidas; Cantabrana del mismo término municipal; Oña, Bentretea, Castellanos de Bureba, Tamayo y Terminón, pertenecientes al término municipal de Oña; Padrones de Bureba del mismo término municipal; Rucandio, Herrera de Valdivielso, Hozabejas, Huéspeda, Madrid de las Caderechas y Ojeda del término municipal de Rucandio; y Salas de Bureba del mismo término municipal.

El producto amparado por la cereza de Caderechas pertene a la especie frutal cerezo (Prunus avium L. y Prunus cerasus L.), y a las variedades Napoleón, Lampe, Burlat, Stark Hardy Giant, Summit, Sunburst, Lapins, Guinda Garrafal, Rainier y Van.

El producto amparado por la manzana reineta de Caderechas pertenece a la especie frutal manzano (Malus domestica Borkh), y a las variedades Reineta Blanca del Canadá y Reineta Gris del Canadá.

+ info: http://www.caderechas.com/

 

Marca Colectiva ‘Morcilla de Burgos’

Lograr la Indicación Geográfica Protegida para la morcilla es el sueño perseguido por muchos de los productores de morcilla burgaleses, que llevan años luchando por defender este producto. Esta forma de protección favorecería la comercialización de este producto más allá de Burgos, reconociendo que realmente lo que se vende bajo la denominación de morcilla de Burgos sea tal y no un producto similar. Para ello el vínculo se establece a través de la cebolla horcal, que es la clave para lograr esta certificación. Mientras la morcilla ha sido objeto de estudio en la Universidad de Burgos dentro de la titulación de Ciencia y Tecnología de los Alimentos. Estudios sobre la conservación y utilización de la cebolla horcal han venido a avalar que el uso de este tipo de cebolla en la fabricación de la morcilla de Burgos le confiere unas características más agradables al paladar que le diferencia de otras morcillas de arroz.

 

Marca de calidad Lechuga de Medina.

Gracias a las peculiaridades de la lechuga cultivada en la zona de producción, la Junta de Castilla y León, a través del ITACyL, la ha incluido entre las figuras de calidad reconocida a través de la marca de calidad ‘Lechuga de Medina’. La marca sólo ampara las lechugas de la variedad ‘L. Sativa Var. Capitata L’, tipo Batavia, en todos sus subtipos siempre que cumplan las características establecidas en el reglamento de uso. Así, sólo las lechugas cultivadas, conservadas y envasadas cumpliendo los requisitos y normas establecidos en el reglamento de uso y sometidas al control e inspección de los técnicos de la marca pueden ser etiquetadas con el distintivo de calidad certificada. Además, una entidad certificadora y la propia Junta de Castilla y León auditarán todo el sistema para comprobar los criterios de calidad y trazabilidad establecidos.

Los análisis físico – químicos y organolépticos completan un proceso de control que asegura al consumidor el origen y calidad de la ‘Lechuga de Medina’. Desde hace ya algunos años la lechuga se ha convertido en la reina de los huertos de la comarca burgalesa de Las Merindades.

Los veranos templados y las marcadas diferencias de temperatura entre el día y la noche constituyen un microclima ideal para su cultivo. Los suelos frescos, fértiles y profundos de los valles y vegas del norte de Burgos, y el cuidado de los hortelanos, hacen que la lechuga se haya ganado un puesto de privilegio entre los productos agroalimentarios de Castilla y León.

Aunque el ámbito de la marca es toda la comarca de las Merindades, es el corredor Villarcayo – Medina de Pomar – Trespaderne – Frías, el que alberga la mayor parte de las plantaciones e invernaderos acogidos a la certificación de calidad. La zona de producción de Lechuga de Medina invita a conocer esta atractiva comarca del norte de Burgos. http://www.lechugademedina.com/

 

Marca Colectiva Patata de Burgos.

La zona de producción amparada por la marca de calidad es toda aquella dentro de la provincia de Burgos que cumpla con la principal característica diferencial de la marca de calidad, que es su aptitud para soportar un periodo más largo de conservación gracias a que se recolecta más tarde, y a que las temperaturas en los periodos de maduración y recolección son, por lo general, más bajas.

Para asegurar esta característica se ha delimitado la zona de producción en base a dos criterios: 1.- Altitud: las parcelas deberán encontrarse a una altitud mínima de 650 metros de altura sobre el nivel del mar. 2.- Edafología: se han eliminado los suelos que por sus condiciones edafológicas no son idóneos para el cultivo de la patata

Los operadores que forman parte actualmente de la A.P.D. Patata de Burgos se encuentran distribuidos en las tres zonas de cultivo principales de la provincia, articuladas en torno a las vegas de ríos importantes, que son las siguientes:Vega del Tirón, situada al este de la provincia, en el entorno de Belorado y al pie de la Sierra de la Demanda;Vega del Arlanzón, muy cerca de la propia capital burgalesa; y Vega del Duero, al sur de la provincia.

Debido a la incesante evolución, mejora, cambio en los gustos, demanda del mercado y nueva incorporación de variedades, así como por encontrarse vinculadas a la oferta de variedades de siembra (ya que el Reglamento establece la obligatoriedad de empleo de patata de siembra certificada), se encuentran amparadas todas aquellas variedades de patata de consumo clasificadas como de media estación y tardías inscritas en el Registro de Variedades Comerciales de la Oficina Española de Variedades Vegetales, antes conocida como “el Instituto Nacional de Semillas y Plantas de Vivero”, no pudiendo ampararse aquellas clasificadas como extratemprana o temprana, por ser éstas de ciclo más corto y cuyas fechas de recolección no aseguran el carácter diferencial de la Marca de Garantía.

http://www.patatadeburgos.es/index.php

 

Marca Colectiva Alubia Roja de Ibeas.

Fue en 2011 cuando se registró en la Oficina Española de Patentes y Marcas la marca de calidad ‘Alubia Roja de Ibeas’ y su reglamento de uso. Los estudios realizados se basaron en encuestas a productores y almacenistas, complementadas con visitas a las explotaciones e industrias que ayudaron a determinar las prácticas de producción. El estudio agroclimático y edafológico, junto con el histórico, llevaron a delimitar la zona de producción. Las variedades a amparar y sus características se obtuvieron a partir de los análisis físicos, químicos y organolépticos que amplían los desarrollados años atrás por el ITACyL, en colaboración con la Diputación de Burgos. Todo ello se realizó con el fin de justificar el carácter diferencial de las Alubias Rojas de Ibeas y su relación con la comarca donde se producen, que es lo que las hacen diferentes al resto.

La Asociación para la Promoción de la Alubia Roja de Ibeas está integrada por personas cuya actividad es la producción y comercialización de alubia roja, en la comarca del Arlanzón medio – alto, entre las localidades de Villasur de Herreros y Burgos capital, y que cumplen los requisitos establecidos por los correspondientes Estatutos; es decir, hay agricultores, envasadores y hosteleros, quedando así representados todos los sectores implicados.

La Alubia Roja de Ibeas recibe su nombre de la localidad burgalesa de Ibeas de Juarros, donde su cultivo es mayor. Es una variedad local del género Phaseolus Vulgaris, planta herbácea anual de vegetación rápida cuya semilla es de color morado intenso, redonda y brillante. Presenta una forma ovalada, de 15 mm de largo y unos 8 de ancho, sin la peculiar forma de riñón que caracteriza al resto de las alubias. Afamada por su suavidad y finura de sabor, la cocción es lenta y no desprende el hollejo. En su presentación en el plato llama la atención el espesor y color “achocolatado” del caldo. Las características de la Alubia Roja de Ibeas, son consecuencia de la variedad, del suelo y el clima. Principalmente, son el suelo y el clima los factores determinantes para que en otros lugares sus componentes y condicionantes organolépticos no sean iguales. La zona de cultivo pertenece a la cuenca del Duero y está situada en los márgenes del río Arlanzón. Se caracteriza por tener un clima Mediterráneo Templado Continental, con una temperatura media anual de unos 10-12ºC y una precipitación media anual de 500-800 mm. Esta comarca tiene una altitud entre 940 y 980 m.

http://www.alubiaibeas.es/index.php

 

Carne de Potro Hispano–Bretón.

Es la empresa Eurocai coop. la que cría potros de la raza Hispano-Bretón en Burgos y comercializa su carne. La raza Hispano-Bretón es el resultado del cruce de yeguas de raza autóctona con sementales bretones. Los animales se destinan a la producción de carne por su excelente conformación carnicera.

En el caso de la carne de vacuno, además de tener una misma procedencia geográfica, el producto debe pasar una serie de controles y análisis específicos, desde su origen hasta su etiquetado final, que determinan y garantizan su calidad. http://www.carnedehispanobreton.com/

 

Carne de las Merindades

La producción de la carne se realiza en la Comarca de ‘Las Merindades’, cuyo nombre aparece en el distintivo de la marca de garantía. La comarca está situada al norte de la provincia de Burgos, limitando con las provincias de Álava, Santander y Vizcaya. Las características homogéneas de los Valles que forman los ríos Ebro y sus afluentes, Nela, Trueba y Jerea, en la vertiente mediterránea y el río Cadagua y Ordunte en la vertiente Cantábrica, dan a la ‘Carne de las Merindades’ una gran calidad digna de resaltar.

La alimentación del ganado vacuno se realiza en medios de alta-media montaña y pastizales, destacando que el vacuno autóctono de nuestra comarca aprovecha la alimentación natural que le ofrecen los recursos pastables de Las Merindades. Los animales que integran esta marca se caracterizan porque la alimentación de las crías se realiza con alimentos naturales que produce el campo, así como la leche de sus madres, y solo son admitidos en el programa los animales nacidos, criados y sacrificados en la comarca de las Merindades. El crecimiento de los animales se vigila desde su nacimiento hasta su entrada en el matadero realizando controles de las madres, de los alimentos, de los residuos y del estado sanitario del ganado y de las instalaciones ganaderas.

No existe estrés de transporte debido a que las distancias recorridas son cortas. El sacrifico se realiza con especial cuidado y se procede al marcado de la canal. La maduración correcta de la canal, es un factor muy importante en al obtención de carnes de calidad. Se realiza una inspección de la canal, valorando su conformación y el estado de engrasamiento del animal, desechando aquellas que no cumplan los requisitos.

En las carnicerías se realizan rigurosos controles, a fin de verificar que se cumple el etiquetado y la exposición correcta de la ‘Carne de las Merindades’. Las características de la carne son su terneza y sabor, que la hacen inolvidable una vez se ha probado, además, sus guisos y asados son por tradición del buen gusto burgalés, su mejor aliado a la hora de cocinar.

 

Carne de la Demanda.

La provincia burgalesa, desde hace muy pocos años, parece mostrar una decidida voluntad de producir carnes de vacuno de gran calidad, artículo que no era precisamente muy tradicional en dicha provincia castellana, a diferencia, por ejemplo, del excelso lechazo. Sin embargo, comarcas como la Sierra de la Demanda o Merindades han comenzado a surtir a diversos mercados carnes de vacuno que pueden competir perfectamente en este sector de creciente demanda. Con este fin, en 1999 se creó una Asociación de Ganaderos de la Sierra de la Demanda (AVASIDE), iniciativa que apoyó Agalsa, y con sede en la localidad de Villasur de los Herreros, no lejos de la capital burgalesa. Dicha asociación cuenta en la actualidad con treinta y seis socios, ganaderos y carniceros. A pesar de contar con sólo cinco años de existencia, la citada asociación ya ha tenido resultados. El más importante, la consecución de la marca de garantía de calidad para sus carnes, conseguida a finales del pasado año 2001. Además, tiene también un Pliego de Etiquetado y su inmediato proyecto es tratar de obtener la Denominación de Origen.

La cabaña ganadera de Avaside ronda los seis millares de cabezas que pastan en la Sierra de la Demanda. Originariamente, había una raza autóctona, la denominada ‘vaca serrana’, la cual quedó casi extinguida, con un número de ejemplares creciente. Dicha raza autóctona daba una carne excelente, pero en poca cantidad, por lo que su rentabilidad, dados los actuales precios de la carne para consumo directo, resulta harto dudosa. Ésa ha sido la razón fundamental por la que los ganaderos productores de Avaside optaron por otras razas, no autóctonas, pero que suministran mayor cantidad de carne en canal. Así, tenemos vacas de raza pirenaica, limusina, charolais, avileña y la parda alpina, en proporciones similares, aunque muy difícil de cuantificar porcentualmente, hasta llegar a los casi seis mil ejemplares. Toda la cabaña, tal y como ordena el reglamento de la asociación, se destina única y exclusivamente a carne, y ningún otro producto, como podría ser leche u otros. El ganado pasta libremente todo el año en los pastos de la comarca. En invierno no se le estabula, pero se complementa su alimentación con piensos autorizados. Para ello, Avaside cuenta con un cebadero común. Así, lo normal es que las crías se desteten a los cinco meses de vida y pasen otros cuatro meses en el cebadero, sin ningún otro tipo de ‘tratamiento’.

 

I.G.P. Lechazo de Castilla y León:

Lechazo de Castilla y León es una Indicación Geográfica Protegida (I.G.P.) creada en 1997. Aglutina 483 explotaciones, de todas las comarcas cerealistas de Castilla y León, marcando más de 167.000 lechazos por año. La sede del Consejo Regulador I.G.P. se encuentra en Aranda de Duero (Burgos). En la cuenca del Duero se denomina lechazo a la cría de la oveja que todavía mama. La alimentación de los lechazos debe ser únicamente con leche materna

La consecución de la marca de calidad para el cordero lechal producido en Castilla y León (Lechazo), un producto tradicional y exquisito de nuestra comunidad, comienza con la inquietud de los productores de lechazos, comercializadores, mayoristas, mataderos, carniceros y hosteleros, por dotar de reconocimiento a la calidad del lechazo. El fin principal que mueve al sector para dotar al lechazo, que se cría en Castilla y León, de una marca de calidad es proteger un producto que se obtiene y consume de manera tradicional desde tiempos de la colonización romana. La concesión de la marca de calidad concluye con la publicación, por la Consejería de Agricultura y Ganadería, de la Orden de 28 de mayo de 1997, que aprueba el Regamento de la Indicación Geográfica Protegida ‘Lechazo de castilla y León’ y de su Consejo Regulador, siendo ratificada e inscrita en el registro de marcas de calidad por la Unión Europea, el 8 de septiembre de 1997, mediante la Orden de 5 de noviembre de 1997. http://www.lechazodecastillayleon.es/

 

Esta entrada también está disponible en: Inglés

Share
  • Write a comment


    *